LA IMAGEN Y EL PENSAMIENTO Los concejales de Cambiemos veían a Ana Laffont en el estrado y pensaban en su “compañero” Jorge Zabala


jueves 12 abril 2018 a las 8:40 am

Los políticos suelen comerse «sapos» que les cuesta digerir. Algunos los toman como un elemento más de su azarosa labor como gladiadores de la arena política, pero cuando el «sapo» no es de otro pozo sino del mismo en el que han cohabitado bajo un partido político, suele atragantarlos aún más cuando a diario ven las consecuencias.

 

Se juntan la imagen y el pensamiento como un tema recurrente que les hace pensar ¿en qué nos equivocamos».

 

El escenario es el Concejo Deliberante local y la imagen de la presidenta del mismo, Ana Laffont, en lo alto del estrado como una figura viviente de un acontecimiento que les revuelve las tripas. El pensamiento es que apenas a unos centímetros de cada una de sus bancas se encuentra sentado el excompañero de Cambiemos y prácticamente fundador del Pro en Carlos Casares, el médico veterinario Jorge Zabala, quien con su actitud enojosa porque lo habían «fulereado» en las negociaciones por las listas, les pegó el faltazo en la sesión de elección de autoridades, permitiendo que el oficialismo de Torchio les arrebate la presidencia que según el bloque de Cambiemos se habían ganado.

 

«Ya nada será igual -dicen- pudimos haber tenido la presidencia, obviamente manejar la mayoría y muchas cosas iban a cambiar, hubiéramos tenido a los torchistas de rodillas comiendo el polvo de la derrota. Ahora estamos en minoría, manejan el Concejo, hacen lo que quieren y solo nos resta cacarear, porque en los papeles el Concejo es de ellos».

 

No obstante, y para eso el intendente Torchio les dio pie en su discurso de apertura de la Sesiones Ordinarias, les queda el aportar sus contactos a nivel de los gobiernos provincial y nacional y tratar de continuar o poner en marcha obras prometidas que se han paralizado. Sería una manera noble de hacer política en beneficio de la comunidad, aprovechando el capital político con el que sin duda cuentan.

 

Pero si dejan pasar esa oportunidad, se quedan quietos y esperan que el intendente se inmole ante la máquina de impedir, no estarán más que perjudicando a la comunidad de la cual son parte.

No tendrán la presidencia del HCD pero usando sus influencias políticas para agilizar obras prometidas que se han paralizado, podrán empardar el panorama y sobrellevar el baldón que les significó no haber previsto que JZ no era un chichipio, sino un lobito con piel de cordero que sacó los dientes al verse acorralado.

 

El día que los políticos locales entiendan que su función es la de intentar mejorar la vida de sus vecinos, y no enredarse en una «gata parida»  que termina por perjudicar a todos, las cosas van a marchar mucho mejor.

 



Copyright © 2018 Periodico El Oeste, Carlos Casares | Las Heras y Rivadavia - Teléfonos: (02395) 452646 / 452684 - e-mail: info@periodicoeloeste.com.ar Directora Ejecutiva: Nélida Dandlen de Vazquez | Director Periodístico: Marco Aurelio Idiarte Sitio realizado por desarrollomiWeb