EDITORIAL


domingo 9 junio 2019 a las 11:04 pm

NO APRENDEN MÁS

Siguen lavando ropa sucia desde las redes sociales

No es la primera vez que nos ocupamos del tema. La cloaca en la que se han convertido las redes sociales cada vez da más olor. Pareciera que ventilar sus miserias se ha convertido en una costumbre, a tal punto de que no les importa el daño que hacen y se hacen, usando el posteo en sus sitios de Internet para hablar de actos privados de absoluta intimidad familiar, dando a conocer hechos y situaciones que de otra manera no hubieran traspuesto los límites de sus casas.

Un hecho más de infidelidad que se viralizó en redes sociales demuestra que los impulsos se pagan caros, que una vez que quien posteó una nota y la subió a las redes, ya no tiene retorno. Como un virus se esparce de manera vertiginosa y los receptores la comentan, la retransmiten, la gozan, la critican, algunos lo lamentan, otros juzgan, etiquetan a las víctimas, demostrando que aquel impulso fue un acto de autodestrucción del que no se regresa.

Usar las redes sociales para lo que verdaderamente fueron creadas es útil, satisfactorio, una herramienta valiosa de comunicación e interrelación entre las personas, pero si se las usa de manera perversa aunque no haya sido esa la intención, el saldo es lamentable, acaso terrorífico.

Vale también para quienes suben videos comprometedores, filo pornográficos, capaces de causar daños irreparables.

Es cierto que la gran mayoría de los que usan mal las redes sociales, incluso los profetas de cartulina que desde las mismas pontifican y derrochan ideas vacías, no harían nada de eso si tuvieran frente a ellos una platea o el espacio de un medio escrito con su correspondiente firma.

No es nuestra intención demonizar las redes, muy por el contrario, es sabido que cumplen una función cada vez más importante en el mundo moderno, son también fuente de comunicación, cultura y sabiduría, pero claro, no todos las usan como debieran y allí reside el problema.

Mientras sigan lavando ropa sucia creyendo que de esa manera, transmitiendo sus pesares puedan calmar sus frustraciones, están equivocados, difícilmente encuentren consuelo o comprensión, y ya no habrá lugar para el arrepentimiento.

«Pienso, luego existo» decía Descartes. Encontremos la verdad mediante la razón, si razonamos mal, solo lograremos equivocarnos.



Write a Comment

Gravatars are small images that can show your personality. You can get your gravatar for free today!

You must be logged in to post a comment.

Copyright © 2019 Periodico El Oeste, Carlos Casares | Las Heras y Rivadavia - Teléfonos: (02395) 452646 / 452684 - e-mail: info@periodicoeloeste.com.ar Directora Ejecutiva: Nélida Dandlen de Vazquez | Director Periodístico: Marco Aurelio Idiarte Sitio realizado por desarrollomiWeb