EDITORIAL

0

EL EX COLEGIO NACIONAL  Y UN DOLOROSO CONFLICTO

Esta destacada institución educativa se halla inmersa en un serio conflicto interno a partir de las denuncias por acoso sexual, efectuadas por dos docentes de la escuela contra el director de la Unidad Académica. Dichas denuncias no solo se limitan al ámbito educativo sino también fueron hechas en los fueros penal y civil, por tal motivo el director fue separado provisoriamente de su cargo por la inspectora de nivel superior mientras avanzan las investigaciones y sumarios correspondientes.
Hasta aquí, el relato de los hechos legales. Ahora bien, y más allá de lo antedicho, sea cual fuere el resultado de las actuaciones legales la institución puede verse seriamente afectada en su funcionamiento tanto pedagógico como de interrelaciones personales.
Desde ya que no es la primera crisis que atraviesa esta prestigiosa unidad educativa, pero lo demostrado en los últimos quince años la colocó entre las más destacadas del país, con participaciones trascendentes en ferias de ciencias, investigaciones que cobraron importancia nacional por su difusión, destacados alumnos y prestigiosos profesores, desarrollo de laboratorio y aula de informática de excelente nivel, reconocimientos de ministros de educación de nivel nacional y varios logros más que se pueden demostrar por su trascendencia pública.
Es obvio que si los hechos denunciados sucedieron tal cual lo expresan las docentes involucradas, se hace imperiosa una investigación a fondo, pero también existen los que sostienen que es una “cama” que le hicieron al directivo. Por lo tanto se torna urgente la intervención de las autoridades educativas y funcionarios judiciales para clarificar los hechos y terminar con la incertidumbre en la que se encuentran inmersos no sólo los docentes del establecimiento sino también los alumnos y sus respectivas familias.
Es demasiado importante el ex Colegio Nacional de Carlos Casares para estar salpicado de esta manera, pero jamás los hechos, por dolorosos que sean, deben ocultarse, no hay que barrer debajo de la alfombra, se deben afrontar las crisis. Y también es cierto que logrará superarse y que se hable del “Nacio” por sus logros pedagógicos y sociales, como lo ha sido en no tan lejanas épocas de gloria

 

Compartir