EDITORIAL

0

«Estabilizado», «Cordón Cuneta», «Afirmado», no son obras definitivas, ¡pero cómo le mejoran la vida a los vecinos!.

Claro que lo mejor es el asfalto, que las calles asfaltadas le ponen fin a la lucha contra el barro, el agua, las calles intransitables, la tortura de vivir en medio de la tierra. Pero ante la falta de planes provinciales y nacionales  que pongan el acento en aquellas obras públicas que no puede por su envergadura encarar el municipio, bienvenidos sean estos paliativos que sin lugar a dudas mejoran la calidad de vida de los vecinos.

Las obras de estabilizado con arena granítica no son una solución definitiva, requieren atención y mantenimiento, pero posibilitan el tránsito los días de lluvia, le ponen fin a los barriales, y aquellos que no tienen la suerte de vivir en calles asfaltadas, al menos pueden transitar, salir y llegar a sus casas, ingresar a sus garajes.

Nada es casual, cuando los impedimentos postergan obras esenciales, debe frotarse el genio cual la lámpara de Aladino, a fin de que surjan ideas y soluciones que sirvan para paliar los olvidos y postergaciones a los que nos someten los gobernantes. Carlos Casares aporta con su producción y su trabajo cientos de millones a las arcas del país, de los cuales recibimos las migajas que nos privan de obras de infraestructura fundamentales para el desarrollo y crecimiento de los pueblos.

El gobierno municipal ha entendido el desafío, lejos de bajar los brazos pone énfasis en la salud, la educación y la vivienda, recurre al ingenio, invierte en bienestar y aún así no deja de atender obras que hacen a la cultura, el entretenimiento, brindando a la familia casarense una y mil oportunidades de recreación y participación ciudadana.

Nada de lo que aquí decimos pretende ser un derroche de loas a un gobierno, simplemente es lo que debe hacer todo gobierno, sea del color político que fuere, la ciudadanía no los vota otorgándoles una beca para transitar por el camino allanado de la prosperidad y el crecimiento. Deben saber que hay escollos, problemas que la burocracia, la incapacidad, falta de talento e incomprensión de muchos les pone piedras en el camino que deben salvar y responder con ideas y realizaciones, que aunque no sean las mejores, al menos sirvan para mostrar que existe la intención y el propósito de no quedarse con los brazos cruzados.     

 

Compartir