HABLABAN DE UN SUICIDIO…

0

Luego se supo que se trataba de un allanamiento por pornografía infantil pero se comieron flor de garrón

Ayer por la mañana corrió la versión del suicidio de un joven en una vivienda de la calle Cecilia Borja. Más tarde se supo que en horas tempranas de la mañana una comisión de la policía de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires especializada en Ciber Crimen, realizó un allanamiento por orden de un juez capitalino en un domicilio de la calle Cecilia Borja, el mismo en el cual hablaban de un suicidio. Venían con la información de que desde una computadora de esa vivienda se practicaban acciones de engaño pederasta, grooming como se lo llama y tiene que ver con seducir mediante engaños a menores de edad creando una conexión emocional con el mismo. Se trata de un delito cada vez más común que en muchos casos terminan con el abuso sexual del menor y hasta su introducción en el mundo de la pornografía  infantil o la producción de material pornográfico. El acto en sí tiene que ver con la vulnerabilidad de los niños y su inocencia, lo que los lleva a caer en las garras de sujetos degenerados que se aprovechan de ellos.

 

NADA QUE VER

 

Pero nada de eso ocurrió, se comieron un garrón y le hicieron pasar un muy mal momento a la familia sospechada. De acuerdo a información obtenida, una persona de Buenos Aires llevó una computadora para reparar a un técnico y este halló en su interior videos sospechosos que databan de 10 años atrás y dio cuenta a la policía. Ésta hizo la investigación y entre todos los videos había uno que nada tenía que ver con pornografía infantil, pero que por el sólo hecho de que allí estaba con los otros, hicieron la investigación que los condujo a Carlos Casares y al domicilio mencionado. No hallaron absolutamente nada, la familia que allí se domicilia es honorable y nada tiene que ver con los delitos que se persiguen.  La comisión policial actuó sorpresivamente, comunicó a la policía sobre el procedimiento y dio conocimiento a la Ayudantía Fiscal encontrándose presentes dos empleados de la misma. Fue todo negativo. 

 

Compartir