ROBARON E HIRIERON A DELFÍN TESTA

0

Fue en el partido de Tres de Febrero cuando iba a hacer una compra grande al mercado mayorista  El conocido y más importante proveedor de frutas y verduras del partido de Carlos Casares, Delfín Testa, fue asaltado a mano armada y recibió un culatazo en la cabeza que le provocó una profunda herida.

LOS HECHOS

En la noche del jueves 21 y acompañado por su hijo Ezequiel, Delfín iba con su camión en el que llevaba una importante suma de dinero para efectuar la compra de mercadería con la que retornaría a Carlos Casares.

Un poco antes de llegar al mercado de Tres de Febrero y al bajar de la autopista por una colectora, le atravesaron una camioneta Kangoo y al intentar frenar y retroceder, un hombre corpulento y armado, se subió al estribo de la cabina del camión, mientras un cómplice, portando una amoladora rompía el vidrio del acompañante y amenazaba a Ezequiel.

El que estaba del lado de Delfín le pegó con el revólver en la cabeza, gritándole que le diera el dinero, mientras el otro, que portaba la amola-dora, estaba dispuesto a cortar el candado de la caja de madera donde Testa llevaba una gruesa suma de dinero. Mientras tanto su hijo Eze-quiel entregó lo que llevaba encima y ante el aumento de las amenazas, decidieron darles también el dinero de la caja.

Delfín logró inmovilizar el brazo del hombre armado, pero cuando intentó arrancar el camión nuevamente, no lo pudo hacer, razón por la cual el delincuente le sacó la llave del mismo, huyendo también con el dinero.

El camión quedó atravesado y sin poder arrancar.

A pesar de la solidaridad de vecinos y comerciantes de la zona que conocen a Delfín, dado el tiempo que lleva comprando en ese mercado mayorista, no pudieron hacer arrancar el camión, ni aún con un cerrajero, debido al impedimento de la policía científica que media hora después llegó al lugar y lo aislaron.

Mientras tanto debió viajar un familiar con otro juego de llaves para que recién ayer a la mañana, los Testa pudieran hacer la compra de mercaderías  por la que habían viajado como todas las semanas

LAS SOSPECHAS

Según nos relataba la víctima hacía un tiempo que notaba que algunos “changas”, como se dice en la jerga, le venían robando cajones vacíos y otros con bananas y tomates. Esto motivó que Delfín se quejara ante el coordinador de los mismos, pero le desmintieron las acusaciones, razón por la cual Testa decidió prescindir de los servicios de algunos de esos “changas”.

Para Delfín, las causas del robo radican en ese conflicto, dado que según nos relata es un ambiente muy “pesado” e inseguro.

No obstante, los proveedores le permitieron cargar dada la confianza que le tienen al casarense, debido a los años que les viene comprando.

Es lamentable que una familia de tanto trabajo como los Testa deban atravesar por este tipo de circunstancias.

 

 

Compartir