MORIR TAN JOVEN…

0

Dejar este mundo a los 16 años no tiene explicación… o mejor dicho si, y duele

Mariano Roldán murió a esa edad luego de una cruel enfermedad que se prolongó por dos largos años. Loco por el fútbol, jugó en las inferiores del club Deportivo y nos comentaban los integrantes del club que era un chico muy bueno, que se destacaba por su personalidad respetuosa y amable y su tenacidad por aprender, lo que le valió en algunas oportunidades lucir en su brazo la cinta de capitán. ¡Qué orgullo tenía!.

Pero un fantasma lo acechaba, le habían detectado una cruel enfermedad de esas que no perdonan, y la madre loca de dolor y de angustia pidió ayuda. Rápidamente se movilizaron los dirigentes del club, los que organizaron un  encuentro de fútbol de inferiores y le entregaron todo lo recaudado. La mamá vendió prácticamente todo lo que tenía, una camioneta, una casita en el campo, todo…y se fue junto a su hijo para realizar un tratamiento en Buenos Aires. Hace unos meses volvieron, a Mariano  se lo veía bien, parecía mejorado, pero fue tan solo una ilusión. La vida de Mariano Roldán  se apagó el sábado a las 23,30 horas en  dejando a los suyos sumergidos en un mar de lágrimas. Sus restos recibieron sepultura el domingo siendo acompañados por infinidad de amigos y compañeros, todos sumidos en un dolor inmenso ante un suceso que como decíamos es inexplicable.     

 

Compartir