NOTA DEL DIARIO DEPORTIVO OLE

0

El presidente que aumentó salarios en plena pandemia

Bernardo Grobocopatel

El empresario Bernardo Grobocopatel, titular de Agropecuario, dice que lo más fácil hubiera sido echar jugadores; aún así asegura que renovó contratos con incrementos y que bancará al club ante la crisis por el coronavirus.

Nació en el seno de una de las familias más ricas del campo argentino, donde la plata para llegar a fin de mes nunca fue un dolor de cabeza. Sin embargo, pese a tener todo al alcance de la mano -o de la billetera-, él no se sentía completo: su amor por la pelota hacía que tuviera un hueco en el pecho que necesitaba llenar. “Muchos se preguntan qué sueños puede tener éste si nació con todos los sueños cumplidos. Los económicos, sí. Pero mi pasión es el fútbol. Yo respiro fútbol y ese sueño no lo había cumplido”, recordó hace unos  años.

Por eso, el 23 de agosto de 2011, el empresario Bernardo Grobocopatel tomó valor y fundó Agropecuario Argentino, un pequeño club de Carlos Casares, ciudad del noroeste de la provincia de Buenos Aires, con unos 18.000 habitantes, que en pocos años subió tres categorías para pasar de las penurias del viejo Federal C a los flashes de la Primera Nacional. Primo de Gustavo, denominado el “Rey de la soja”, reniega que a su equipo lo liguen a él. “No tiene nada que ver con el Grupo (Los Grobo)”, supo explicar. Hoy, en medio de la pandemia por el coronavirus_, el presidente del Sojero habló con Olé: asegura que por la crisis tendrá que bancar casi todo el presupuesto, confiesa que dio aumento en los nuevos contratos, critica a Mauricio Macri y cuenta su anhelo de jugar contra Racing.

-¿Cómo es la actualidad del club?

Estamos haciendo un esfuerzo superlativo. Yo voy a colaborar en gran parte pero también habrá algún sponsor que se aggior-nará un poco a la situación. En cuanto a lo futbolístico, los que se fueron hasta ahora son los jugadores que no jugaban y a los que se les vencía el contrato (NdR: Nahuel Gómez, Emiliano Tellechea, Franco Colela, Facundo Pérez, Mauro Albertengo, Franco Quiroz, Emmanuel Giménez y Agustín García Basso). Y quedaron unos 22 jugadores en el equipo.

-¿Cómo arreglaron?

-A los que se les vencía el vínculo en junio, les renovamos por un año y medio. Y a todos los demás se les extendió por otros seis meses. ¿Cómo hicimos? No hicimos ninguna quita. Muchos hablan pero después hay que ver lo que hacen. A los jugadores que tenían un sueldo importante les pusimos un tope y, por la diferencia, les dimos un cheque financiado a unos meses. Los que se quedarán para el año que viene van a tener un aumento de sueldo. Muchos clubes arreglaron con una rebaja, nosotros vamos a dar un aumento.

¿Cuánto aporta usted en este momento de crisis?

-Desde que fundé el club tuve que aportar muchísimo dinero para mantenerlo. Ahora tengo un grupo de cinco o seis sponsors que aflojaron un poco porque no le escapan a la realidad. Igual estuve hablando con algunos de ellos y nos van a apoyar. Este mes y el que viene lo voy a tener que bancar todo yo, aunque antes, dentro de todo, el club venía estabilizado. Se complicó realmente en los últimos dos años de (Mauricio) Macri. No quiero poner nombres políticos pero lamentablemente los cuatro años fueron difíciles, en especial en 2018 y 2019: hubo patrocinado-res que directamente se fueron a la quiebra.

-¿Cree que volverá la competencia?

Si vos me preguntás, yo lo veo difícil este año. Porque cada vez hay más casos. Veo una película repetida de lo que pasó en Europa. Hay muchos conocidos que están contagiados y el virus circula mucho. Tenemos la suerte que los chicos que están en Casares, que está en fase 5 (NdR: hubo sólo tres casos y dos de ellos ya se recuperaron), pueden salir a correr.

 

Compartir