UN VALIOSO APORTE CASARENSE PARA LA PANDEMIA  DEL CORONAVIRUS

0

Los Industriales Hugo Trezeguet, Jorge Islas, José Araujo, Daniel Campaña y los Médicos Dr. Guillermo Rubio y Dr. Nelson Rivas unen esfuerzos para la comunidad.

 

            A finales de marzo del presente año a raíz de su participación en la Mesa de Emergencia representando a Bomberos Voluntarios, Hugo Trezeguet, Industrial  de nuestra localidad y miembro de la Comisión Directiva del Centro Industrial desde hace 27 años, comienza a pensar en cómo el sector productivo industrial puede aportar durante la pandemia. Esta iniciativa se activa cuando explora a través de diferentes actores, que incluyen desde el Intendente Municipal, hasta el Dr Guillermo Rubio, Médico Clínico del Hospital Municipal quien finalmente confirma la factibilidad de su idea.

            En este camino se une Jorge Islas de Industrias JI, quien también es Bombero Voluntario desde hace 30 años y parte de la Comisión Directiva del Centro Industrial, ambos comparten no sólo el compromiso comunitario, sino también la confianza en la industria local, el gusto por el desarrollo de proyectos, el diseño y fabricación  en el área metalmecánica.

            Esa seguridad y confianza en nuestro potencial local los llevan a ubicar a dos nuevos protagonistas;  José Araujo y Daniel Campaña, Ingenieros del área Electrónica y socios en NISER Electrónica, ellos complementan el equipo convencidos de que pueden adaptar algunos elementos en sus dispositivos para que puedan funcionar en el equipo. Se unen  mancomuna-damente los diferentes expertos de áreas, paralelamente se suman el Dr. Nelson Rivas Anestesiólogo y el Dr. Guillermo Rubio, Médico Clínico ambos del Hospital Municipal. Así comienza y  amplía durante 3 meses el constante y disciplinado trabajo investigativo, pruebas de prototipos y diseño de lo que actualmente  resultó en 3 Dispositivos de Ventilación Mecánica.   

            Hugo Trezeguet  realizó las labores de diseño de la base para el montaje, los pernos y bujes de movimientos más las roscas niples se hicieron en su tornería, mientras que Jorge Islas se dedicó a la confección del prototipo y la terminación de los equipos. Para que el área electrónica cumpliera con los requisitos médicos exigidos, los dispositivos electrónicos debían tener diferentes adaptaciones en  la motorización y los reguladores eléctricos, allí actuaron luego de varias horas de esfuerzo investi-gativo y técnico José Araujo y Daniel Campaña. Por su parte, los Médicos Asesores Dr Rubio y el Dr Rivas brindaron las orientaciones necesarias para guiar todo  el trabajo técnico.

            Se realizaron diferentes reuniones de trabajo en la sede del Centro Industrial, este equipo multidisci-plinario tenía el objetivo claro de generar un equipo básico que cumpliera los requisitos necesarios para mantener ventilado a un paciente en condiciones críticas específicas en caso tal que se agotaran los ventiladores mecánicos.

Compromiso Comunitario y Confianza en el Potencial de la Industria Local.

 

          Se lograron las articulaciones exitosas y necesarias con la Municipalidad para gestionar los recursos para adquirir los motores y los equipos electrónicos al costo, el resto de los gastos más pequeños descansó en los participantes del proyecto. Muchas horas de trabajo, de esfuerzo, de pruebas tuvo esta iniciativa. Relata Jorge Islas que el mayor desafío era lograr que el equipo cumpliera con la presión necesaria y constante, para eso se realizaron muchas pruebas de válvulas para cerrar el escape de aire y que se generara la presión necesaria, por lo que el Ingeniero José Araujo tuvo que realizar una revisión técnica exhaustiva de bibliografía e investigaciones al respecto hasta lograr optimizar los equipos.

            Hugo Trezeguet relata con satisfacción que al principio pensó que sería una idea “rebuscada” o poco factible por la complejidad médica que implicaba, sin embargo estaba muy confiado y optimista por los recursos de la industria local y el potencial no sólo en recursos materiales de los distintos rubros, metalúrgico, metalmecánico, electrónico sino el potencial profesional calificado para abordar esta iniciativa, se sintió complacido por el apoyo que obtuvo de todas las partes involucradas.      

            Por su parte Jorge señala que es la primera vez que fabrica un equipo que no quiere que se utilice, sin embargo siente una satisfacción inmensa en saber que podemos resolver este tipo de eventualidades si se diera el caso en nuestra comunidad. Exclama: “es una satisfacción muy grande construir un equipo que pueda mantener viva a una persona”.

            Cabe destacar que si bien estos equipos no cumplen con las homologa-ciones necesarias en los actuales momentos pueden usarse como función paliativa dadas las condiciones médicas para la ocasión que origina la emergencia; sin embargo, todos esperamos que este no sea el caso.

            Desde el Centro Industrial Carlos Casares queremos manifestar nuestras sinceras felicitaciones por el logro de este trabajo multidisciplinario, desplegado con esfuerzo, profesio-nalismo, dedicación y una exitosa articulación para la comunidad, nos sentimos complacidos por contar con estos destacados industriales en nuestra institución.

 

Compartir