AJUSTADO TRIUNFO DE ARGENTINA SOBRE ECUADOR

0

El equipo de Scaloni ganó con gol de Messi de penal

Los comienzos de las eliminatorias sudamericanas suelen ser complicados, más aún cuando los equipos no tienen rodaje. Indudablemente que la pandemia ha influido de manera muy negativa para ello.

En función de esto, vimos una Selección Argentina muy acertada tácticamente, apretando al rival en la salida para obligarlos al error, pero muy poco atrevida a la hora de jugar y con muchas imprecisiones, sobre todo en jugadores que suelen ser muy precisos, como es el caso de Paredes y De Paul.

Argentina

Si analizamos más detalladamente el funcionamiento del equipo, nos encontramos con la seguridad de un Armani, poco exigido, una pareja de centrales segura, con la suficiencia, a veces excesiva de Martínez Quarta, la solidez defensiva de Otamendi, aunque errado en los pases largos, y dos marcadores laterales que cumplieron , sin brillar.

En el medio el tándem doble 5 de Paredes-De Paul no estuvo a la altura de las circunstancias, pues ninguno de los dos rompió las líneas de los volantes ecuatorianos, solo Paredes con un par de pinceladas, pero De Paul que siempre fue atrevido en ese puesto, esta vez no gravitó y solo se arrimó al arco rival con un remate sobre el final del partido.

Fue muy auspicioso lo de Lucas Ocampos, encarando y desbordando, incluso en la jugada del penal, pero hubo momentos que se chocó con Messi cuando éste se tiró a la derecha.

Lautaro Martínez se movió muy bien pero no tuvo oportunidades. El «Huevo» Acuña no despegó por izquierda como lo insinuó al principio y hasta se superpuso con las subidas de Tagliafico.

Finalmente Messi, que siempre hace la diferencia, esta vez apareció por ráfagas y se le empieza notar la falta de aceleración que tenía antes después de la gambeta. El penal estuvo muy bien pateado, porque el arquero  Domínguez es muy alto; por eso había que pegarle con firmeza.

Los cambios no mejoraron al equipo.

Ecuador

Ya se sabe que los equipos de Gustavo Alfaro son muy difíciles de enfrentar, más aún cuando juegan de visitante. Alfaro plantea dos líneas  muy sólidas de contención y apuesta al error del rival para el contraataque. Por suerte, los cambios los hizo tarde, porque tanto Plata como  Ibarra que son sumamente desequilibrantes estuvieron pocos minutos en cancha, pero los suficientes para demostrar lo peligrosos que son y, sobre todo el primero, ratificar los antecedentes que tiene en selecciones juveniles.

En cuanto al funcionamiento del equipo, Ecuador demostró ser muy ordenado tácticamente y con algunos jugadores con promisorio futuro.

En resumen, buenos momentos de Argentina en el primer tiempo, y baja producción en el segundo. Ecuador fue de menor a mayor. No obstante, el resultado, a mi entender, es justo.

Compartir