RODÓ LA CABEZA DEL MINISTRO DE SALUD

0

Ginés González García invitó a unos amigos de la política y el periodismo a vacunarse antes de tiempo. Uno de ellos, Horacio Verbitsky, lo deschavó en una radio contando que su amigo Ginés lo había invitado a vacunarse a un vacunatorio que instaló en su mismo ministerio. Lo mismo hizo Ginés con el diputado Eduardo Valdés, el senador Jorge Taiana, su Jefe de Gabinete (sobrino) y otros. La alcahuetería de Verbitsky fue el detonante de un escándalo mayúsculo que terminó con la gestión de Ginés, a quién el presidente Fernández le pidió la renuncia, mientras que a Valdés y a Taiana los bajó de su avión en una visita a México a la que los había invitado.

Lamentablemente semejante escándalo no asombra a nadie, tamaña irracionalidad en un hombre de experiencia como el ex-embajador y Ministro de Salud por tercera vez, ya que lo fue de Duhalde, Kirchner y ahora de Fernández es una muestra más de las avivadas del ser argentino, verdadera muestra de irresponsabilidad que cae sobre el gobierno al cual representa, con la fuerza de un mazazo. El presidente actuó con rapidez, puso al Ministro de patitas en la calle y a Valdéz y Taiana que lo iban a acompañar a México los bajó del avión. Alcanzó a salvar la ropa, pero fue y es un “papita p´al loro” para la oposición.

Ginés no entiende nada, quiso quedar bien con los amigos y perdió el conchavo. Ni el anillo de Grondona con la inscripción “Todo pasa” lo salva de tamaña boludez.

 

Compartir