LA MUERTE NO AVISA, ESTABA MARCADO POR EL DESTINO

0

Venía a Casares y se mató en un accidente en Bragado

 

 

 

 

 

 

Era el propietario de la empresa de construcción que venía a nuestra ciudad a conformar una licitación  de dos aulas en la Escuela Secundaria Nº 5,  reparaciones en el Colegio Nacional y en la escuela de La Dorita.

En un bolso en uno de los vehículos había $550.000

y 3.200 dólares.

La policía confirmó que tres personas perdieron la vida en un choque frontal en la banquina ocurrido el lunes alrededor de las 14 hs. en el km. 218 de la ruta 5 en jurisdicción de Bragado.

Según los datos oficiales , en una camioneta que transportaba un trailler con una lancha iban Cristian Fernando Carussi de 47 años y Norberto Javier Carussi de 40 años. El último falleció y el otro fue trasladado al hospital San Luis. Ambos eran oriundos de Tigre y provenían de Bariloche.

En el auto Audi se movilizaba Mario Castelluccio de 72 años y Elizabet Carreño de 70 años, ambos domiciliados en Villa Elisa (La Plata). En uno de los vehículos la policía halló un bolso con $ 550.000 y 3200 dólares que constan en el acta policial.

VENIAN A CASARES

Mario Castelluccio es el propietario de la empresa que ganó una licitación  de dos aulas en la escuela secundaria Nº5,  prioridad absoluta del municipio y habría ganado también la del Colegio Nacional y en la escuela de La Dorita. El empresario venía a Casares para dar el conforme de las licitaciones y completar los requisitos de las mismas. Pero el destino se antepuso y perdió la vida en un terrible accidente que arrojó un saldo de tres muertos, Castellucio, la mujer que lo acompañaba, presumible-mente su esposa, y el  conductor del otro vehículo, una camioneta que transportaba una lancha Norberto Javier Carussi de 40 años. Se presume que ambos vehículos se encontraron de frente por la mala maniobra de uno de ellos, y ambos se tiraron a la banquina para evitar el choque, y terminaron estrellándose en la misma. 

Llama poderosamente la atención la abultada suma de dinero que llevaba uno de los vehículos. Cabe preguntarse, ya que las crónicas periodísticas del lugar no lo dicen, a quién pertenecían los 550.000 pesos y 3.200 dólares que la policía encontró en un bolso. En pesos suman un millón, cifra con la cual en realidad se puede comprar muy poco, y cada día que pasa se puede comprar menos.

 

 

Compartir