EDITORIAL

0

MAÑANA EL OESTE CUMPLE 93 AÑOS

Hicimos historia

Mañana 1º de abril se cumplen 93 años de la fundación de El Oeste. Cuando Carlos Casares como partido tenía apenas 21 años. Desde ese entonces venimos relatando la historia de Carlos Casares, registrando en nuestras páginas todos y cada uno de los acontecimientos de la vida casarense. Sean de política, sociales, deportes, policiales y de cuanto acontecimiento merecía ser contado. Siempre con nuestra pluma filosa, sin temer a quienes muchas veces pretendían  silenciarnos, sin claudicar, usando la verdad como bandera, amasando a través de los años más y más lectores, muchos de los cuales esperaban nuestras ediciones con impaciencia y avidez. Era El Oeste la hoja de mayor circulación en la zona y ese era nuestro máximo orgullo. La vida de un periódico suele estar atravesada de circunstancias gratas y otras ingratas y difíciles, cuando la verdad para muchos se hace insoportable y nuestras notas tenían el poder de mostrar en carne viva los acontecimientos más oscuros, relatados con crudeza y valentía.

A lo largo de su historia pasaron por la dirección de El Oeste miembros de una misma familia que como en una posta recibían el legado de sus fundadores y continuaban respetando aquellos postulados         que le dieron forma a nuestro estilo inconfundible, a tal punto que se daba el fenómeno de que leían nuestras ediciones amigos y enemigos, estos últimos críticos de nuestra pluma desenfadada y a veces ácida, que rozaba prejuicios y debilidades. Los tiempos cambiaron, El Oeste también cambió, agregando tecnología a sus páginas, pero siempre conservando su estilo, aunque adaptado a una sociedad moderna y progresista.

Podríamos decir como el tango “93 años no son nada”, pero no es así, es mucho, acaso demasiado para una sociedad pequeña como la nuestra. Mirando hacia atrás en nuestro archivo vemos nombres de vecinos que ya no están, fotos de edificios que han sido demolidos para construir otros modernos, apellidos que hoy son calles, gracias  al asfalto, las luminarias y los servicios  nuestra ciudad no para de crecer, el cambio es tan notable que sólo sigue en pie el fuego interior que alimentó a nuestros fundadores y que cual un trasplante anida en nuestros corazones para continuar con aquel sueño que se inició el 1º de abril de 1928.

 

 

Compartir