editorial

0

LA BICICLETA VUELVE A SER UN  VEHÍCULO DE TRABAJO Y PASEO

El fenómeno es mundial, la bicicleta cumple una función esencial para el traslado de las personas, sean aquellas que han resuelto usarla para llegar al trabajo o acortar distancias, como quienes la usan como vehículo de paseo”. En Buenos Aires y ciudades importantes se puede percibir más, gran cantidad de calles cuentan con sendas para bicicletas, que transitan cientos y miles de ciclistas que la usan como vehículo personal sea para ir a su trabajo, a la escuela, o a realizar trámites evitando así usar su propio coche, un transporte público o algún taxi. También se la usa para recorrer distancias con fines terapéuticos o aquellas con canastos para realizar las compras. En nuestra ciudad han comenzado a verse cantidad de ciclistas por las calles, muchos que usan menos el auto, evitan tomar remises, y de paso se mantienen en forma.

Pero veamos la otra cara de la moneda: Como todo ocurre en este bendito país las bicicletas han dejado de ser un vehículo barato. Si bien las hay de todos los precios, para la más baratita, la tradicional “playera”, hay que gastar no menos de 20.000 pesos, y créase o no las de niños valen más, las más chiquitas entre 13.,500/23.500 pesos, las de mujer con canasto 26.500 pesos y para las de hombre hay que remangarse, cuestan entre 33.000 y 53.000 pesos según su categoría y equipamiento. Y si nos vamos a las de alta gama, diríamos profesionales, el costo arranca de 70.000 hasta 600.000 que parece esta última una bicicleta del espacio construida con materiales ultra livianos y todos los “chiches” que uno puede imaginar.

En suma el auge de la bicicleta va emparentado con los precios, los nuevos “ciclistas” ya no piensan que les van a durar muchos años, cambian los modelos, progresan, buscan con cambios, livianas, les agregan elementos decorativos, las aseguran como un auto y les agregan elementos de seguridad para cuando tienen que dejarlas en la calle. Y claro, los ladrones les han echado el ojo, ya hay un mercado de bicis robadas…

 

Compartir