EL CASARENSE CONSIDERADO EL MAYOR REFERENTE DEL CAMPO ARGENTINO

0

El diario La Nación incluyó en una de sus secciones un interesante reportaje al casarense Gustavo Grobocopatel, indiscutido referente del campo argentino, cuya opinión es considerada valiosa y determinante de la situación del agro, que no cuenta con el poder necesario para oponerse en forma contundente a la aplicación de las retenciones.

La nota dice así:

 

GUSTAVO GROBOCOPATEL:  «En Brasil, la producción del agro creció un 60% pero la Argentina está estancada»

El fundador de Los Grobo sostiene que no hay contradicción entre aumentar la productividad del campo y cuidar los suelos, y desmiente la tesis que opone consumo interno y exportación.

“En los últimos años, la producción del agro argentino aumentó apenas el 10%”, describe. “Brasil ha incorporado tecnología y ha aumentado la productividad cuando la productividad de Argentina siempre fue mayor que la de Brasil”, alerta. “Hoy la productividad del agro en Argentina está por debajo de la de Brasil. Eso se debe a la baja incorporación de tecnología, que está relacionado con las retenciones: las retenciones son un instrumento anti tecnología”, analiza. “Yo no soy un fundamentalista antiretenciones. En pequeñas dosis de 1, 2 o 3 %, pueden tener algún efecto positivo. Pero acá se lo ha aplicado de una forma absolutamente discrecional y negativa. Retenciones de 30 % o, incluso, de 10% son una barbaridad”, afirma. “Las retenciones se implementan muy fácilmente porque el sector agropecuario no tiene la capacidad de presionar con los votos ni con una política organizada”, sostiene. “Si el agro tuviera poder, no habría retenciones”, sintetiza.

“El sector minero y el sector petrolero, como son sectores más concentrados, tienen una capacidad de negociación mucho mayor que el campo”, desarrolla. “La productividad de Argentina en el agro siempre fue mayor que la de Brasil pero ahora Brasil superó a Argentina”, señala y agrega: “Eso se debe a la incorporación de tecnología, que está relacionado con las retenciones: las retenciones son un instrumento anti tecnología”. “Brasil se ha dado cuenta que hay una oportunidad no en las industrias tradicionales sino en las nuevas industrias que tienen que ver con los alimentos”, desarrolla. “En Brasil, la discusión ideológica y las dudas que puede haber sobre el capitalismo y sobre el desarrollo no detienen la economía. Acá, todas esas dudas nos hacen ir para atrás. Lula fue un tipo muy pro agroindustrial”, dice. “Se podría llegar a un aumento del 50 o 60% de la producción actual. Ese crecimiento no avanzaría sobre bosques o sobre áreas con altos servicios ambientales”, aclara.

“Hay que prohibir la deforestación en las zonas que son de altos servicios ambientales. El crecimiento del agro no necesita el desmonte”, afirma. “El incentivo que tiene el productor para usar de más es cero, nulo, negativo porque gasta más. Ningún productor pondría el doble de fertilizantes por las dudas. Somos conservacionistas no por ideología sino por interés. Nos interesa preservar el recurso suelo porque es de lo que vivimos”, analiza. “Las revoluciones de hace 20 años que sucedieron en el campo, de las cuales hoy vivimos, se hicieron con muy poca participación del Estado. Estuvieron a cargo de los productores. Hoy no nos estamos preparando para lo que va a venir dentro de los próximos 20 años”, advierte. (La Nación)

 

 

Compartir