EDITORIAL

0

¡!!PIUJUJUJU…¿NO ME CONOCÉS?

El carnaval no ha muerto, el grito de las  mascaritas sigue estando vigente

El carnaval es una celebración tradicional de países cristianos y también no cristianos que tiene lugar antes de la cuaresma cristiana y se extiende durante 6 días, comienza un jueves y termina un martes. Según que comunidad lo celebra puede durar más. (W)

El carnaval en Carlos Casares fue una celebración esperada que congregaba en los corsos a miles de personas, centenares de ingeniosas máscaras, carrozas, murgas y todo aquello que lo representara. Es así que durante el recorrido, que se realizaba en varias cuadras, se veían pintorescas máscaras, leones, fantasmas, gauchos con enormes fustas (látigos), el muerto, los cocoliches con trajes de tapitas de cerveza, conocidos personajes en sulkys, carrozas con un asado con parrilla y fuego y personajes gauchescos que tomaban mate mientras esperaban el asadito. Aquel que tenía auto o camioneta lo sumaba al recorrido y los chicos se subían a las camionetas disfrutando del paseo. Se arrojaban papel picado, serpentina, pomos con agua, lanzaperfumes, plumerillos, que adquirían en los kioscos dispuestos a lo largo del recorrido. Y de pronto, nada, aquellos carnavales pasaron a la historia, se terminaron también los bailes de carnaval en la calle y el momo que encendían al finalizar la celebración se quemó casi definitivamente.

¿Por qué CASI?, porque desde hace años la localidad de Smith con mucho esfuerzo, ganas, ingeniosamente y mucha música y diversión organiza sus propios carnavales, con divertidísimos corsos, disfraces originales, carrozas, vehículos locos y cuanto ha podido ocurrírsele a los organizadores. Entre las miles de personas se ven muchísimos de nuestra ciudad, de los pueblos vecinos como Moctezuma y M. Hirsch, M. de Hoz.  Quiroga y de otros puntos que conforman una verdadera multitud.

Por lo tanto es evidente que el carnaval en Casares no ha muerto y que Smith se ha convertido en la capital de los carnavales de Carlos Casares.

Enhorabuena, vayan que no se van a arrepentir. 

 

 

Compartir